El tejido que busco

En este artículo compartimos contigo algunos conocimientos sobre los diferentes tipos de materiales de los que se componen los tejidos. Pensamos que este tema es importante a la hora de escoger uno u otro, y por eso queremos dedicar con cariño, un tiempo a aquellos que estén buscando un tejido a la medida de sus necesidades.

Como todos sabemos, las propiedades de los tejidos varían en función del material con el que estén realizados y de su proceso de elaboración, determinando su calidad y sus diferentes usos.

Antes de comprar un tejido, es muy importante saber qué tipo es el más idóneo según el uso que le queramos dar. Existen tejidos que son permeables al aire o al agua, por lo que serían los más adecuados para exteriores, también están los que permiten más solidez del color, los cuales presentarían más durabilidad en las exposiciones al sol… o aquellos que son más elásticos, que serían los idóneos para adaptar a diferentes superficies.

Entre unos tejidos y otros, varían infinitos aspectos y posibilidades; los tipos de espesor en función de su material, los diferentes niveles de resistencia térmica o su capacidad aislante… las variantes son infinitas.

Todos los tejidos, se articulan en función de los siguientes tipos de fibras, los cuales determinan sus posteriores posibilidades:

 

  • Las fibras naturales.

 

Son las que proceden de las plantas y animales, como pueden ser la lana, el algodón, la seda o el lino. Veamos algunas de sus características detenidamente:

Lana:  se trata de una fibra que libera calor, por lo que en condiciones de frío y humedad nos aporta calidez y una sensación confortable. También seca rápidamente y es muy absorbente, también es un ideal aislante térmico

Seda: Esta fibra reúne una combinación única de propiedades: tacto seco y suave, brillo natural, buena absorción de la humedad, buenas cualidades de caída, alta resistencia, y también es hipoalergénica.

Lino: Esta fibra, garantiza una vida útil más larga, se mantiene seco y fresco en verano. Las sábanas y las cortinas de este tejido nos protegen de la radiación ultravioleta y nos protegen del polvo. También eliminan y neutralizan los olores en el ambiente.

 

  • Las fibras artificiales.

 

Son aquellas que se fabrican a partir de materia prima natural, la cual es modificada y adquiere otras características diferentes. La mayoría proceden de la celulosa o de la pelusa de algodón. El rayón es la más común de las fibras artificiales, el cual puede imitar el tacto de la seda, la lana, el algodón o el lino.

 

  • Las fibras sintéticas.

 

Este tipo de tejidos se origina a través de procesos químicos. Un ejemplo podría ser el poliéster o el nailon. A continuación, las describimos brevemente.

 

Poliéster: Los beneficios más notorios de este tipo de fibra sintética son los siguientes; no se deforma, puede combinarse con otro tipo de materiales para dar lugar a tejidos más concretos, es liviano, absorbe menos humedad, y absorbe mejor las tintas.

Nailon: El nailon, es una fibra sintética perfecta para utilizar en invierno, debido a su conductividad térmica, también destaca por su suavidad, su alta resistencia, la fuerza en su composición y su elasticidad.

 

 

Muchos tejidos presentan una mezcla de fibras de las anteriores descritas con el fin de obtener cualidades más completas y adecuadas al uso que se le vaya a dar.

Esperamos que te haya sido útil este artículo y hayas descubierto un poco más acerca del mundo de los tejidos. No olvides dejar tus comentarios, también puedes visitar nuestra página web para conocer más sobre nuestros tejidos técnicos y sus propiedades.

 

https://cortinasvamar.es/

 

Telf.  96.359.28.22
Email: info@cortinasvamar.es
C/ Padre Santonja nº 3 CP: 46920
Mislata, Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.