ESTORES

Montados con varillas en telas de loneta o en paquetto con visillos, son estos últimos los predominantes en los últimos años, sencillos de montar, lavar y usar gracias al sistema de riel con cadeneta.

Los estores son muy prácticos siempre que sean instalados en ventanas de hojas correderas, si estas son abatibles hay que tener en cuenta que haya suficiente espacio (unos 25cm) entre la parte superior de la ventana y donde se colocarán los soportes del estor para que este pueda recogerse sin molestar la apertura de la ventana.

También es determinante en la elección de los estores si el lugar donde se va a instalar es o no zona de paso. Si es una puerta que se usa mucho quizás la opción de un estor no se la más adecuada ya que nos obligará a recogerlo completamente cada vez que se quiera acceder por esa puerta, en cambio en ventanas no hay ese problema y la fácil regulación de la altura del estor permite un buen control de la luz y el aire que queremos tener en la habitación.

 

Estores sencillos

Prácticamente cualquier tela es adecuada para hacer un estor, sólo hay que encontrar la apropiada para cada ambiente.

Estores Día y Noche

Dos estores en la misma ventana. Este sistema nos permite muchas variaciones tanto en aspectos decorativos, como en el control de la luz ya que podemos combinar dos telas de texturas distintas.